TPO 8″ f8 Ritchey-Chrétien

Apertura: 200 mm

Largo focal: 1600 mm

Relación focal: 8

Enfocador: Crayford 2″ de dos velocidades

El telescopio TPO Ritchey-Chrétien de 8″ f8 es producido por la compañía GSO y mercadeado bajo muchos nombres, incluyendo TPO (Third Planet Optics, marca registrada de Oceanside Photo and Telescope) y Astro-Tech (marca registrada de Astronomics). Es un telescopio diseñado para la astrofotografía de espacio profundo con largo focal alto, y su diseño previene los defectos ópticos de cromatismo, coma y movimiento del espejo (como sucede en la mayoría de los Schmidt-Cassegrains). De salida, les puedo comentar que el diseño Ritchey-Chrétien no es para principiantes. Su largo focal alto de 1600mm necesita una montura ecuatorial de alta capacidad y buen seguimiento. Lo mínimo que recomiendo es una montura de la clase Orion Atlas EQ-G/Skywatcher EQ-6. Aunque tiene la misma apertura que un telescopio Schmidt-Cassegrain C8, el TPO8RC es mucho más pesado. Para colimarlo, es necesario ajustar los tornillos del espejo secundario como en un Newtonian. También tiene tornillos de colimación en el espejo primario, pero el fabricante no recomienda manipular estos últimos debido a que hay riesgo de descolimar el telescopio más aún. Por cierto, OPT no incluye ninguna literatura en el empaque, por lo que tuve que utilizar la literatura del telescopio gemelo AT8RC para conocer los detalles de uso del telescopio.

 

El TPO8RC según empacado.
El TPO8RC según empacado.

Habiendo usado el equipo en unas cinco ocasiones aproximadamente, puedo compartir las siguientes impresiones:

  • Fotografiar a 1600mm de largo focal no es fácil. Hay que tener un seguimiento muy bueno y un autoguiado mejor aún.
  • ¿Les dije que era pesado?
  • Aunque todavía no he averiguado en mayor detalle, no sé por qué la colimación se pierde antes de usar el telescopio cada vez. Tengo que colimarlo cada vez que lo uso. Con su relación focal de f8, uno pensaría que sería un poco menos sensible a la colimación, pero es todo lo contrario. De todas maneras, no considero el proceso tan difícil, y como lo he hecho ya varias veces, no me preocupa tanto hacerlo cuantas veces sea necesario.
Vista interior del telescopio a través de un Cheshire.
Vista interior del telescopio a través de un Cheshire.
  • El enfocador original es adecuado para la mayoría de los casos. No he tenido problema para aguantar el peso de todo mi equipo de fotografía, incluyendo cámara, rueda de filtros, OAG y cámara de guiado. De todas maneras, tengo que trabajar un poco más con la tensión del enfocador para lograr un balance entre suavidad en el enfoque y seguridad para la cámara.
Todo el equipo que está siendo soportado por el enfocador original sin problemas.
Todo el equipo que está siendo soportado por el enfocador original sin problemas.
  • Aunque en internet hay algunas personas que han podido autoguiar este telescopio satisfactoriamente con los “finder-guiders” de 50mm, en mi caso, no pude pasar de más de dos minutos de exposición antes de que aparecieran “trails” en mis estrellas. Tuve que cambiar todo mi equipo de autoguiado (incluyendo el finder-guider y mi Orion StarShoot Autoguider) por un equipo más sensitivo: un Thin Off-Axis Guider marca Orion y una cámara monocromática planetaria QHY5L-II, la cual tiene la sensitividad necesaria para captar estrellas en un campo visual reducido y a f8.
  • Un detalle importante es que el sistema está propenso a flexión diferencial entre el guider y la cámara principal. Esto es debido al diseño del telescopio que tiene acoplado el ensamblaje del focuser al espejo principal en vez de a la cubierta posterior del telescopio, como sucede por ejemplo en un Schmidt-Cassegrain. Esto es lo que hace obligatorio el uso de un OAG y el implementar un manejo de cables adecuado.

En este enlace les comparto las imágenes (no muchas) que he podido tomar con el TPO8RC y mi cámara monocromática SBIG STF-8300M. Espero les gusten:

Fotos

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.