La vida después del huracán María. Observando a Mercurio por primera vez.

Esta es la primera vez que escribo desde hace un tiempo. Después del huracán María, no había podido utilizar mis equipos prácticamente, en parte debido a que la tormenta hizo volar el techo de mi observatorio, a pesar de estar amarrado. Al sol de hoy, todavía permanece en el mismo lugar donde cayó, dada la complejidad de cómo sacarlo de ese lugar. No obstante, está en buenas condiciones estructurales, por lo que espero que el costo de repararlo no sea excesivo.

Continuar leyendo “La vida después del huracán María. Observando a Mercurio por primera vez.”

“First Light” del iOptron 150 Rumak Maksutov-Cassegrain

En estos días adquirí un iOptron 150 Rumak Mak-Cass a buen precio por los clasificados de Cloudy Nights. Ya que tengo el C8 montado permanentemente en mi observatorio, no tenía un telescopio de buen tamaño para observación planetaria. El refractor AR152 es bueno, pero no para observación planetaria en detalle debido a su aberración cromática. Por otro lado, sus más de 20 libras lo hacen un poco menos portátil. Por lo tanto, tenía buenas expectativas del Mak de 150mm para poder observar la luna y Júpiter en estos días. Su diseño Rumak permite que el espejo secundario tenga una figura diferente a la del menisco y provee un campo visual mucho más plano que el de un Mak común de tipo Gregoriano (el cual tiene su secundario “pintado” en la cara interior del menisco).

El iOptron 150 Rumak en su empaque original.
El iOptron 150 Rumak en su empaque original.

Continuar leyendo ““First Light” del iOptron 150 Rumak Maksutov-Cassegrain”

Observación Astronómica – 21 de octubre de 2014

¡Esta noche el cielo se ve espectacular! No pude evitar la tentación de observar las nuevas constelaciones de la temporada, Orión y Tauro, las cuales ya se puede observar mucho antes de la medianoche. Empezando la observación, pude observar una Oriónida, la cual surcó el cielo de este a oeste cerca del cenit. Las Híades se veían bien brillantes, y la cantidad de estrellas que se podían apreciar dentro de ese cúmulo en forma de V era impresionante. Luego, observé por un rato la zona de Aldebarán (Alfa Tauri, magnitud 0.85), una gigante anaranjada localizada a unos 65 años-luz de distancia.

Área de observación de esta noche, entre Orión y Tauro.
Área de observación de esta noche, entre Orión y Tauro.

Al norte de las Híades se encuentran las Pléyades o Messier 45, otro cúmulo abierto más famoso aún, en el cual estoy poco a poco tratando de aprenderme los nombres de sus estrellas más brillantes (me acuerdo de Merope, Maia, Alcyone, Electra… ahora mismo no me acuerdo de las otras! :S ) Me falta todavía por aprender, y no quiero recurrir a Google para salir del paso. Moviéndome a la zona de Orión, aumenté la magnificación a 167x (Celestron 102GT con ocular TMB Optical Super Planetary II 6mm) para observar Messier 42 o la Gran Nebulosa de Orión. Ya que anteriormente he podido fotografiar satisfactoriamente este objeto Messier, me dediqué a discernir cuánto  de mi foto podía observar con facilidad; el Trapecio se apreciaba claramente, y la nebulosidad se atenuaba rápidamente del centro hacia el perímetro de la nebulosa; sin embargo, algunos leves trazos de nubes de gas oscura se podían percibir. A su lado, Messier 43 lucía tenue pero definitivamente visible, y un poco más allá, el cúmulo abierto NGC 1981 les hacía compañía a ambas nebulosas.

Celestron 102GT con ocular TMB SPL II 6mm.
Celestron 102GT con ocular TMB SPL II 6mm (167x).

Volviendo nuevamente a Tauro, y justo al lado de Lambda Tauri,  pude encontrar fácilmente el primer objeto del catálogo Messier: la Nebulosa del Cangrejo (mag. 8.4). Este remanente de supernova es bien fácil de observar con un telescopio modesto, aunque no muestra detalles en su superficie. Se encuentra a unos 6,300 años-luz de distancia, y corresponde a un explosión estelar observada en el año 1054.

Mapa estelar para encontrar a la Nebulosa del Cangrejo, bien cerca de Lambda Tauri.
Mapa estelar para encontrar a la Nebulosa del Cangrejo, bien cerca de Lambda Tauri.

Mapa Estelar – Junio 2014

Como parte de un renovado interés en la observación astronómica, estoy tratando de empaparme más en la información necesaria para tener una buena noche de observación. Este mapa estelar me podría ayudar para cuando el clima mejore. Lo comparto en caso de ustedes tengan mejor suerte que yo. Está dibujado especialmente para las zonas tropicales del planeta.

http://www.skymaps.com/skymaps/tesme1406.pdf

Astronomía en la plaza pública de Isabela

Observando desde la plaza pública de Isabela, Puerto Rico.
Observando desde la plaza pública de Isabela, Puerto Rico.

Esta noche tuve la oportunidad de realizar finalmente una idea que tenía en la mente desde hace un tiempo; el llevar mi telescopio por mi cuenta a algún lugar público para que la gente de mi pueblo de Isabela pudiera observar objetos astronómicos a través de él. Originalmente planificado para hace tres noches, no fue hasta hoy que el clima me permitió disfrutar de una noche clara para lograr mi propósito. Montando el equipo un poquito antes de que oscureciera, me dediqué a observar qué objetos les podría mostrar a cualquiera que se quisiera acercar a mi telescopio. Un señor de la edad dorada estaba cerca sentado en un banco, y le pregunté: ¿desea ver la luna? Éste fue el comienzo de una de las mejores conversaciones sobre astronomía aplicada a la agricultura y a la vida en el pasado. Por cada dato que yo le daba al señor sobre la formación de la luna y de las características de los planetas, él me enseñaba dos cosas diferentes sobre los usos de la astronomía en el pasado. Gracias al señor aprendí sobre cuándo sembrar qué tipo de árbol y/o cortar madera dependiendo de la fase de la luna, y de cómo los agricultores de antaño sabían exactamente la hora sin tener reloj. Definitivamente llegué allí a aprender, en vez de enseñar.

Luego, un papá con sus cinco hijos se acercó, seguramente interesado por la inusual presencia de un telescopio en la plaza. A esos seis pares de ojos les mostré la luna, Marte, Júpiter y Saturno (qué buena noche para astronomía urbana!). Me encantó cómo estos niños se mostraron muy interesados en los objetos celestiales que les mostré; cuando una niña de menos de cinco años vio a Marte y yo le pregunté qué vio, me dijo: “es anaranjado”. Creo que la chiquita aprendió algo nuevo hoy del mundo real, mucho mejor que haberlo visto en una pantalla.

Más tarde, una compañera de trabajo, madre de dos y excelente cocinera, llegó con su esposo y una de sus hijas respondiendo a mi invitación a la actividad de hoy. Pasamos un gran rato observando los cuatros objetos del sistema solar que mencioné anteriormente, y disfrutamos de un buen momento fuera del ámbito laboral. Ya algunas nubes tapaban por momentos a Saturno, pero pudimos observarlo de todas maneras con detenimiento a lo largo de la noche.

Por último, llegó otra compañera de oficio, la cual creo que aunque no tiene telescopio sabe más de astronomía que yo. Eso sí, ella pudo confirmar que no hay foto de la luna que se compare con el observarla a simple vista… eso lo tengo claro basado en mi experiencia observando (la cual no es mucha para empezar). Creo que cuando uno hace lo que le gusta, y además conversa con gente inteligente mientras lo hace, el tiempo se va volando. Eso es lo que me sucedió esta noche. No pudo haber sido mejor.