Capella no me deja dormir…

FreshPaint9_25_2014 12_11_48 AMBreve anécdota:

Desde hace algunas semanas, a la hora de acostarme, una estrella brillante se ve a través de la ventana del cuarto. Qué cool, digo, y me acuesto sin más. Pero cada noche, vuelvo y la veo cuando me voy a dormir. Cuál estrella será ésa, me pregunto antes de quedarme dormido. Bueno, gracias a par de desveladas que he tenido, la he observado tanto que tuve que averiguar cuál es su nombre. Es más, me intrigó tanto ese punto de luz, que tuve que dibujar en mi celular la escena de todas estas noches (definitivamente no iba a montar la cámara después de acostarme!)

Ahora sé que es Capella, cuyo nombre significa «cabra pequeña» o «cabrita» en Latín. Para mí, no obstante, será la estrella que me dice buenas noches en las noches de septiembre.

Azúcar en el Universo

Dato interesante:

El azúcar, uno de las moléculas orgánicas relacionadas con la vida tal como la conocemos, existe en el universo más allá de nuestro sistema solar. En el 2012, científicos descubrieron en la constelación de Ofiuco una estrella alrededor de la cual flota una nube de azúcar. No exactamente de la misma forma que la que usamos en la Tierra para el café, pero azúcar de todas maneras. Esto refuerza la teoría de que la vida puede existir en donde menos imaginamos y con apariencia completamente diferente a la que conocemos.

 

Les comparto dos imágenes de granos de azúcar, las cuales obtuve capturando unos vídeos con microscopio y procesándolos en Registax V6.

Cristales de azúcar. Crédito: Gustavo Sánchez/Captando el Cosmos
Cristales de azúcar. Crédito: Gustavo Sánchez/Captando el Cosmos
Cristales de azúcar. Crédito: Gustavo Sánchez/Captando el Cosmos
Cristales de azúcar. Crédito: Gustavo Sánchez/Captando el Cosmos

Fotos astronómicas en El Nuevo Día, 26 de enero de 2014

Fotos de los astrofotógrafos aficionados puertorriqueños Juan González Alicea, Fernando Roquel Torres y Gustavo Sánchez en el periódico El Nuevo Día el 26 de enero de 14. Sección Portada, artículo "Mirar hacia arriba", página 10.

Les comparto una foto de la página 10, sección Portada del periódico El Nuevo Día. En el artículo «Mirar hacia arriba», muestran una de mis imágenes astrónomicas, el cúmulo estelar globular Messier 10 en Ofiuco.

Fotos de los astrofotógrafos aficionados puertorriqueños Juan González Alicea, Fernando Roquel Torres y Gustavo Sánchez en el periódico El Nuevo Día el 26 de enero de 14. Sección Portada, artículo "Mirar hacia arriba", página 10.
Fotos de los astrofotógrafos aficionados puertorriqueños Juan González Alicea, Fernando Roquel Torres y Gustavo Sánchez en el periódico El Nuevo Día el 26 de enero de 14. Sección Portada, artículo «Mirar hacia arriba», página 10.

Sinus Iridum – Bahía de los Arcoiris

Localización de Sinus Iridum. (Crédito: Gustavo Sánchez/Captando El Cosmos)
Localización de Sinus Iridum. (Crédito: Gustavo Sánchez/Captando El Cosmos)

La formación geológica lunar conocida como Sinus Iridum o Bahía de los Arcoiris recientemente ha cobrado importancia, ya que la Agencia Espacial China recientemente logró posar sobre su superficie un módulo de alunizaje y un carrito explorador llamados Chang’e 3 y Yutu respectivamente. Exactamente qué es Sinus Iridum, y cómo se formó?

Sinus Iridum es una llanura basáltica (coordenadas lunares 44.1° N, 31.5° W) la cual pertenece al Mar de las Lluvias (Mare Imbrium), un gigantesco cráter que posteriormente fue cubierto de lava. Es una de las formaciones geológicas más bonitas y llamativas de la superficie lunar, y un objeto favorito de los astrónomos aficionados. Esta llanura es bordeada por los Montes Jura al noreste y suroeste, el promontorio Heraclides al suroeste, y el promontorio Laplace al noreste.

Sinus Iridum (NASA/LRO)
Sinus Iridum (NASA/LRO)

Sinus Iridum es el remanente de un cráter antiguo de unos 160 millas de diámetro. Después de que se formó este cráter, un impacto mucho más impresionante formó el cráter donde actualmente está Mare Imbrium. Este último impacto seguramente destruyó la mitad del cráter original de Sinus Iridum. Hace unos 3.1 billones de años, la lava de la Luna empezó a llenar el cráter de Mare Imbrium y eventualmente Sinus Iridum.

Definitivamente hay mucho interés por la comunidad internacional para estudiar esta zona, ya que las áreas estudiadas por la NASA durante las misiones Apolo están muy lejos de Sinus Iridum, por lo que se pueden estudiar y comparar las llanuras basálticas de Sinus Iridum con las de los mares donde la NASA alunizó. Además, se pretende estudiar los tipos de flujo de lava que formaron esta zona, y los cráteres jóvenes que abundan en el área.

Voyager, un buen juego educativo sobre astronomía para niños

Hoy encontré en el Windows Phone Store un juego gratuito que vale la pena que los niños conozcan: Voyager. Está super interesante. Tú controlas el lanzamiento de la sonda Voyager desde la Tierra, utilizando la mecánica de los cuerpos celestes y la gravedad para acercarte a ellos, o usarlos de trampolín para llegar otros más lejanos. Debes controlar la orientación y el despegue de la nave desde la Tierra para hacerla llegar a su destino. Ganas puntos por recolectar información (en kilobytes!) del objeto que te mandaron a estudiar, y ganas más puntos mientras más cerca pases sin chocar con él. Por último, los objetos debidamente «estudiados» están en una galería de fotos reales que puedes rotar y mover para observar la superficie de los planetas. Muy recomendado el juego para entender, al menos de una manera simplificada, cómo se lanzan las sondas que estudian los planetas.