Visita al Observatorio Astronómico de Cincinnatti

Hace unos meses atrás pude visitar el Observatorio Astronómico de Cincinnatti, el observatorio profesional más antiguo en los Estados Unidos. Se compone de dos edificios, Mitchel y Herget, los cuales contienen un refractor cada uno, de 11″ y 16″ de apertura respectivamente. Los refractores son un 1845 Merz und Mahler 11″ y un 1904 Alvan Clark & Sons 16″. Para esta visita pude subir adonde se encuentra instalado el último. La entrada es gratuita. Pude acceder al edificio justo a la hora de entrada, y una empleada me mostró muy amablemente todos los detalles del observatorio. Es un lugar histórico muy impresionante.

Bajo cada imagen puede ver una pequeña descripción  de la misma.

Los Gránulos Solares

Aparte de las llamadas manchas solares, es posible ver con filtros de luz blanca en telescopios aficionados otros tipo de fenómeno: los gránulos solares. Estos son causados por fuerzas de convección actuando en la superficie del sol, las cuales crean zonas donde el plasma solar es un poco más «frío» (relativamente hablando, todavía está a millones de grados de temperatura) en las zonas oscuras y más «caliente» en las zonas brillantes. Usualmente más pequeños en comparación con las manchas solares, los gránulos solares son todavía extremadamente extensos, usualmente de miles de kilómetros de longitud. Además, son transientes, es decir, que después de unos minutos se disipan de la superficie, como un caldero con burbujas de agua hirviendo.

Comparación de tamaño entre los gránulos solares y Norteamérica. (Wikipedia).

En esta imagen que tomé hace unos minutos, se pueden apreciar claramente los gránulos solares, utilizando un telescopio de 6″ de apertura. Es bien importante que el aire este bastante estable en el momento de la toma (el «seeing») y tener la filtración adecuada aparte del filtro solar de luz blanca (usualmente es necesario un filtro de banda estrecha tipo «continuum»).

Región Activa 2597. Crédito: Gustavo Sánchez
Región Activa 2597. Crédito: Gustavo Sánchez

Transformando un refractor

Hace un tiempo atrás,  conseguí un refractor Orión de 120mm f8.3 en muy pobre condición cosmética. Decidí arreglarlo y acondicionarlo, incluyendo una limpieza profunda y una nueva pintura, aparte de algunos componentes nuevos. Además,  le oscurecí el borde del lente para mejorar el contraste. Aquí el antes:

Y el después: 


Ahora parece otro! Con un nuevo color anaranjado metálico,  un nuevo enfocador Crayford, y un lente libre de sucio,  solo me falta colimarlo para ponerlo en servicio.